David Almond

Reino Unido

Nació en Newcastle, Inglaterra en 1951. Es uno de los narradores de libros para niños y jóvenes más importantes de la actualidad y ganador del Premio Hans Christian Andersen en 2010. El mismo año fue finalista en el premio Astrid Lindgren. Además ha sido galardonado con la Medalla Carnegie, la Medalla de Plata del Premio Inteligente y doblemente premiado con el WhitBread. . También ha sido finalista en varios certámenes.  Entre sus libros más destacados se encuentran  Skelling, The Boy Who Swam with Piranhas (El niño que nadó con pirañas), My Dad’s a Birdman (Mi papá es un hombre pájaro).

            La literatura de David Almond es una obra seria, que apela a la    inteligencia de los lectores con técnicas literarias complejas como relaciones intertextuales e historias enmarcadas (mise-en-abyme). El    uso de estos recursos literarios propicia que los niños y jóvenes se esfuercen por leer de forma atenta e indaguen la relación entre textos y elementos culturales. Almond cree en sus lectores y tiene la         certeza de que a los jóvenes les gusta leer: “Escuchamos con             frecuencia: los niños ya no leen. Son una generación enchufada, sus       cerebros atontados por el ipod y la pantalla de la computadora. ¿Eso es verdad? No. Quiero invitar a los profetas de la decadencia a    que conozcan a los lectores jóvenes que he tratado en todo el       mundo: niños que aman los libros, las narraciones, los poemas, las            obras de teatro. Niños que hacen las preguntas más incisivas sobre      los personajes y la narrativa, sobre la forma en la que las palabras             funcionan, sobre el proceso creativo; niños con mentes exploradores    e imaginación flexible.” Niños, jóvenes y adultos disfrutan      enormemente la obra de David Almond.

CONFERENCIA MAGISTRAL 2: INCLUSIÓN EN LA LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

Muchas gracias, muy buenos días.

Es fantástico poder estar aquí. Estar en la Ciudad de México es maravilloso y asistir a un Congreso de IBBY, que realiza un trabajo fantástico en gran parte del mundo. Me da mucho gusto volverme a reunir con amigos de congresos anteriores que han tenido lugar en  diferentes partes.

Me parece que en un congreso como este, que reúne a gente como ustedes, se debe a este optimismo que se basa en la creencia de que los libros, la lectura, la escritura, las artes y las actividades creativas, realmente puede cambiar al mundo, para que sea un lugar mejor para vivir.

A veces, al hablar de estas cosas, la gente nada mas dice "ay, es que son unos románticos, tiene una noción fantaseosa de lo que se hace, viven como en una tierra de hadas." Pero, ellos son los que están equivocados y nosotros estamos en lo correcto, nosotros somos interesantes y ellos son aburridos.

Y me parece que lo decimos particularmente, y esto ya ha sido mencionado anteriormente esta semana, lo decimos por la gente que adquiere poder, los que se vuelven políticos, se vuelven incluso más aburridos. Estamos nosotros comprometidos a crear algo diferente, crear un mundo mejor, un mundo que puedan buscar los políticos aburridos que nunca pueden imaginar, porque lo que les falta es imaginación.

Iba a preparar un discurso antes de venir pero no lo pude hacer porque yo sabía que todo lo que viviría esta semana tendría una influencia a mi conferencia  y ciertamente es lo que ha pasado, cada vez que viajo, veo gente de muchos lados y aprendo de todos.

¿Qué quiere decir ser incluyente?

El ser incluyente es el corazón de todas las artes, como relatar historias, yo creo que lo que hacemos tiene que ver con aspectos fundamentales de la experiencia humana, particularmente al trabajar con niños, escribiendo historias para niños, ilustrando para niños, trabajando creativamente con los niños o estimulando a los niños de todas las maneras posibles para que usen su mente e imaginación.

 Esta semana vine a México desde una esquina muy pequeña del noroeste de Inglaterra. Aparentemente es un sitio insignificante, pero bueno, todos los sitios son insignificantes, todos los sitios están en un rincón del mundo. En todos los que contamos historias existe un corazón que resuena, recuerdo que una vez viajé a los Estados Unidos cuando estaba escribiendo un libro, Kit’s wilderness, que trata de las historias de las minas de carbón, lo que está muy relacionado con la historia de Inglaterra.

En Sudáfrica se acercó una persona y me dijo: "David ¿cómo supiste cómo escribir acerca de mi pueblo?".

Estuve en el norte de Japón hace dos años, donde una gran extensión había sido devastada por el terremoto y el tsunami  y donde  el gran poeta japonés, Kenji Miyasawa, había trabajado, y trabajamos en las orillas del río en donde Kenji había caminado muchas veces y yo sentí, que tanto él como yo, escritores, estábamos escribiendo acerca del mismo país. En el norte de Japón sentía como si fuese el norte de Inglaterra. El trabajo de Kenji Miyasawa se publicó en Inglaterra, y ha resonado en sitios que parecen ser tan diferentes pero los conjuntaron la imaginación y el espíritu de la poesía y el de contar historias.

Hace un par de años estuve en Marruecos, una de las cosas que me gustan de este país, son los mercados. Estaba yo en un mercado cuando bajaba el sol, se oía música, la gente compraba y vendía y en el centro de este mercado había alguien contando historias, estaba sentado en un banquito, la gente lo rodeaba escuchándolo, no tenía el la menor idea de lo que decía porque no entendía sus palabras, pero lo que sí pude entender fue su movimiento corporal, el movimiento de las manos, los gestos y la respuesta del público, vi que había algo muy fundamental en sus historias que tenía que ver con el cuerpo, con la memoria, con los sueños, sin embargo, cualquiera que cuente una historia en eso se basan.

Vemos historias, como las cosas que aparecen en libros, los textos de libros, pero más abajo de las cosas que están en los libros es lo que nos han juntado, este espíritu de contar las historias, de ser cuentistas, de llevarlo en la historia, en el corazón y en la memoria, estas historias que nos contamos entre nosotros, nos llevan al origen de la humanidad, nos hemos reunido, nos hemos protegido y también porque alguien como este cuentista del que les hablo en el mercado nos contaba una historia, cada vez que escribimos, trazamos o hacemos imágenes nos basamos en eso. Los niños lo saben por eso es tan estimulante escribir para ellos, porque los niños son un corazón que late y saben lo que significan las historias.

Cuando escribimos para niños, nos damos cuenta que, como ocurre con los adultos, estamos más cercanos al cuerpo de lo que es la literatura también. Es como un significado común que hace que todo se una, más allá de los idiomas, fronteras, etc. Es algo que nos une a los otros, porque los otros tienen que ver con el ser humano creativo artístico.

Esta semana estuve en tres escuelas en la Ciudad de México, notables, son tres escuelas diferentes y los niños siempre son los que hacen las mejores preguntas.

Estuve en la escuela José Arturo Pichardo, hace dos días, es una escuela con todo tipo de niños. Habían decorado con dibujos alrededor de uno de mis libros, vi modelos de mis personajes, vi trabajo de arte acerca de mis personajes, poesías que los niños habían escrito sobre mis personajes, historias que ellos habían escrito. Mi personaje, es como alguien del noroeste y les estaba hablando de mi país y le hablaba a niños de la ciudad de México sobre este niño, mi personaje, que pasa por el drama de crecer y de volverse alguien más conflictivo después.

Al entrar a esa escuela alguien del personal vino y me dijo, "tenemos todavía algunas cuestiones artesanales aquí."

La ficción del personaje le puede hablar a los niños que se encuentran también del otro lado del mundo.

Siempre hablamos de cuáles son los mensajes que les queremos transmitir a los niños, uno les puede decir a los niños lo que intenta uno decir, pero quiero ser incluyente con todo mundo, pero si se cuenta la historia bien, el niño entenderá el sentido de las abstracciones de la inclusividad. Al estar en esta escuela pues me hicieron muchas preguntas, hubo un niñito que levantó la mano y dijo: "David, por qué hay que ver al pescado más pequeño, más débil?”, y pude ver en sus ojos que él sintió una conexión con el pez  y aquellos que son los más débiles de la sociedad. Y yo le pregunté "¿porqué?si nos amamos apropiadamente incluso los más débiles implicará que la sociedad pudiera ser menos fuerte."Osea, el niño entendió.

Estuve en otra escuela ya muy diferente, era una escuela privada de herencia judía, que hablaban muy bien inglés, obviamente ricos, pero vi el alcance que tienen las historias que cruzan fronteras, uno de mis libros que se llama Klee un niñito levantó la mano y dijo: "David, tu libro tiene que ver con el Golem de las leyendas judías ",y le dije que sí pues yo crecí en el noroeste de Inglaterra, pero este niñito había reconocido la historia de Praga, del centro de Europa y todo lo conjuntó en una pregunta, ósea el niño había entendido.

Estuve en otra escuela, Escuela Unidad Continental, discúlpenme mi mala pronunciación en español. Estos niños eran muy sofisticados que tenían muchas ventajas; un niño dijo: "Porqué Bobby tiene un amigo como Joseph."  Bobby es un niño bueno, que tiene una buena vida y Joseph había sido un niño malo. Al hacer la pregunta ya sabía él yo lo que le iba a decir; bueno al menos que tengamos amigos de diferentes antecedentes cómo vamos a ser gente apropiada hay que incluir a todo mundo y me contestó "sí es cierto"  así que el niño entendió el mensaje.

También preguntaron por cosas interesantes, "¿porqué escribes cosas pequeñitas cuando hablas de la oscuridad, de la luz, de la vida, la muerte?" Bueno me dije yo, bueno, funciona, así es como funcionan las historias porque al menos de las cosas pequeñitas como un pez pequeñito y que la gente use los zapatos correctos, hasta temas universales como la inclusividad no tendrían significado. Tiene que ver con los pueblos incidentales y lo que ocurre en la vida de las personas ordinarias.

La gente me suele preguntar porqué escribo para jóvenes, pues las respuestas están en las respuestas que me dieron los niños.

Lo emocionante de escribir a los niños es que vivimos en un planeta que tiene miles de millones de años y es enorme. Cada vez que nace un niño, éste universo se recrea. Y hay un verdadero entusiasmo en escribir e ilustrar para los niños que están viendo las cosas por primera vez.

Los pesimistas, los aburridos, destructores no lo entienden. Pero los niños sí. Los niños son los que recrean el mundo.

Cada vez que ocurren los dramas que uno escribe, el drama de nacer,  de enamorarse, de desenamorarse, vivir, morir, todas estas historias antiguas, pero siempre son frescas cada vez que un niño llega al mundo y tiene contacto con esto, cada nuevo niño es una nueva oportunidad, así como para nosotros, cada historia nueva representa una nueva oportunidad.

Los niños son artistas naturales y esto es lo que hace que la gente aburrida piense que no son inteligentes y aburridos “ay los niños ya parece  que los niños,  no son artistas naturales.”

Otra pregunta que me hicieron en la escuela, bueno me pidieron que yo les hiciera preguntas y les dije bueno les voy hacer preguntas, "¿a quién le gusta escribir?" y levantaron su manita, "¿a quién le gusta leer?", a pues a mí me gusta leer, "¿quién baila?", yo bailo, "¿quién canta?", yo canto, "¿a quién le gusta hacer drama?", a mi me gusta, a quién le gustan los deportes, a mi me gustan los deportes, el mundo de los niños, son realmente artistas naturales, se dice que pueden llevar una vida, se dice que son necesarios años para poder ser un artista pero la vida entera es necesaria para poder reaccionar y actuar como los niños.

No podemos ser inclusivos, ni adultos suficientes si no lo consideramos, no puede ser un mundo interactivo infantil como los niños.

Otra pregunta que me hicieron, que estaba sentadita por ahí, me dijo esta niña: "David, es posible que se pueda ser infantil y al mismo tiempo ser un adulto." y yo dije, "Sí" ese el propósito que todos deberíamos tener.

Les mostré mi cuaderno y les dije, miren, cuando yo escribo soy como un bebé, soy otra vez como un niño, me  imagino que la gente crece y son ilustradores, que se ganan premios, escritores y todos tienen esta actitud, si soy un adulto realmente y soy muy inteligente y soy muy sofisticado. Pero no es cierto, no es cierto.

Los niños siempre se interesan en la manera en la que uno trabaja. Cuando estoy en un cobertizo en mi cabaña y trabajo de esa manera, si el inspector fuera a mi cabaña diría, este señor no está haciendo nada ahí.

¿Cuál puede ser el desenlace positivo de una actividad como está?

Pues siempre le enseño a los niños mis notas y mis cuadernos de notas porque sobre un libro pues se ve muy adulto se ve perfecto, pero no lo somos. La ilusión de ser perfectos es una ilusión, un truco. Los que publican los libros, los editoresdicen esto, lo sacan del anaquel y dicen mira David, miren que bien escribe que cosa más limpia es perfecto ¿no?

Pero a los niños siempre les hago preguntas cuándo voy a las escuelas "¿alguien es perfecto aquí?"siempre hay alguien que dice "yo soy perfecto David."  porque saben que no lo son, entonces cuál es este sentido de cuando se mezcla algo hace cosas como ganar premios es algo que también ellos pueden hacer.

También les enseño páginas de un cuaderno. Esta es una de las hojas de mi cuaderno, vean eso es como lo que está dentro de mi cabeza y al escuchar a este cuentista del que les hablo en Marruecos, no es que uno tenga que ser capaz de leerlo, es mas bien entender y decir, si yo puedo hacer eso, eso es lo que yo hago principalmente, esto es mi propósito, el acto de escribir, el acto de hablar sobre escribir y el hecho de ser incluyentes los niños abren la boca y voltean a ver a la maestra con esa cara.

Pero por supuesto que los maestras y las maestras  quieren que se les permita ser niños también, de ese tipo no sé si haya maestros entre el público pero los maestros se convierten en maestros porque aman a los niños.

¿No sé cuánto tiempo me asignaron? ese reloj que está ahí no está funcionando. ¿Ya se detuvo?

Supongo que lo que estoy diciendo es que crecemos y queremos hacer parecer que el mundo ha crecido un mundo de adulto de gente que son los que justamente se quieren piensan que han crecido más que todos los demás, las personas más peligrosas del mundo, son las que le quieren decir a la gente cómo comportarse. La gente más peligrosa del mundo son los que tratan de negar la creatividad innata y que tan artísticos pueden ser los niños.

Los otros que son destructores no inteligentes. La destrucción se da de muchas maneras diferentes. Cuando estaba en Japón y las bibliotecas fueron destruidas por un  acto natural de destrucción, fue la tierra misma que destruyo estas bibliotecas y la gente aquí luchaba para recrear las bibliotecas con muchos maestros y niños que sabían que su propósito era poder reconstruir las bibliotecas.

Anoche, hablando con una amiga me hablaba de la destrucción de las bibliotecas públicas en Gaza, el propósito ahora es que puedan reconstruir las bibliotecas, son actos masivos de destrucción en contra de los cuales mucha gente está.

Algo que es en un mundo más ordenado, es que la destrucción viene de una manera ligera, donde yo vivo hay muchas bibliotecas que han cerrado porque una de estas verdaderas o mitos, no verdaderas, es que la gente ya no lee tanto y, alguien más que dice es que ya no nos podemos dar el lujo de tenerlas funcionando cuando pagamos millones y millones de dólares en bombas y por la destrucción ....... el dinero que se gasta en Inglaterra para el desarrollo de armas nucleares, ya no se puede dar el lujo de mantener las bibliotecas,  son este tipo de mentiras que llevaron la invasión de Irak hace algunos años. Las mentiras que dijeron los políticos sobre Irak que llevaron a la destrucción de Irak.

Otra pregunta que me hicieron el otro día fue un niño que estaba hablando sobre la crisis de los misiles, ese niño me dijo: "David crees que esto pueda ocurrir alguna vez  algo como la crisis cubana de los misiles es algo que nos puede amenazar en el futuro." Y al hacernos esta pregunta fue por leer el libro dela crisis de  los misiles cubanos, puede uno pensar, y el niño pensaba, cómo se puede aplicar a su propia vida. Y le dije sí, si puede volver a ocurrir, lo que pasa es que un libro de historia ha ayudado para hacerle pensar a este niño sobre el mundo y de esto que presencia en su vida.

Otros tipos de mentiras que están, que cuentan, es como en el cuento de Starting Yelpez qué porqué están buscando este tipo de pez. Hay en Inglaterra, esto de la crisis financiera y la gente que atraviesa por esta crisis financiera, pues eran los más pobres. Los banqueros, a ellos se les culpa por la crisis, pero lo que hacemos es darles más millones de libras esterlinas los papás no tenían nada, los que estaban más afligidos y afectados.

Las cosas que hacemos son creativas y cosas optimistas, no tiene que ver con escritores e ilustradores ganadores de premios individuales sino que todos trabajemos juntos y juguemos con lo que es el corazón del mundo y más allá de los mundos que desarrollemos y entre los idiomas que parece que no separan, mas allá de las mentiras que la gente diga sobre nosotros, las cosas que nos intentan detener para que parezcamos seres humanos funcionales, mas allá de las cosas que han tratado de impedirle a nuestra sociedad que sea completamente creativa. Al final de la sesión en las escuelas ayer, la maestra me preguntó:  “¿tiene usted preguntas para los niños, ya les dije que les pregunté quién bailaba, quién tocaba; si, si si. Y les pregunté qué querían hacer con sus vidas, y bueno me dieron diferentes respuestas sobre lo que quieren hacer de sus vidas y luego dije "¿creen que serán capaces de crear un mundo mejor?" lo pensaron y dijeron "sí, si lo creemos."

Al final de cuentas este es nuestro propósito el inspirar a los jóvenes a través de actividades creativas a leer, escribir con los libros que hemos hecho para ellos o que hemos creado con ellos, al final de cuentas es así como el mundo pueda trascender los poderes tontos de destrucción y que se pueda crear algo que sea mucho mejor.

De no hacerlo así, pues vendrán más niños. El mundo constantemente se va a recrear y recrear porque viene de la gente joven y sus actividades de un mundo mejor que tenemos actualmente.

Muchas gracias.

 

* Transcripción del audio de la conferencia de David Almond.